Cultura

Separar el tiempo de la temporalidad


ENTREVISTA

Eternos, quizas fugaces, ucrónicos, utópicos, virtuales
últimamente pienso en la idea de separar el tiempo de la temporalidad a la que al parecer estamos obligados
pienso en qué espacio nos deja el tiempo y su sustancia para alejarnos de su curiosa afectación y habitar en algún sitio sin registros, índices, cronometrías o relojes…
Sitios, espacios, vacío o un lleno de espacio
Si la memoria es en verdad una construcción humana de la temporalidad que nos permite narrarnos y reconocernos como parte de un tiempo y de una identidad
o si el tiempo definitivamente es una condición que nos precede y por ende nos determina como parte de aquello que consideramos existente
si nuestros sucesivos actos en algún momento pueden dejar de ser leidos como sucesivos,
si es condición del tiempo la sucesividad o es nuestra manera de aprehenderlo.
si la narrativa ya tiene su antinarrativa, y las construcciones de un relato pueden apelar a distintos trayectos, interacciones, reversibilidades, alternancias y/o paralelismos temporales.
no será que en realidad no estamos más que reproduciendo algo que ya sabemos sucede a mayor escala en el tiempo y espacio que nos contiene…

Este texto pertenece al Proyecto Inevitable, una instalación en tiempo real.

Jorge Luís Borges 1951
Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

Siguen algunos fragmentos de preguntas a Jorge Luis Borges sobre el tiempo

F: Ahora, lo que advierto es que esta familiaridad, por momentos angustiosa, con el tiempo, o con la preocupación por el tiempo que usted tiene, bueno, me ha hecho sentir que en esos momentos en que usted habla del tiempo, el tiempo parece corporizarse, parece tomar forma corpórea, parece percibírselo como un ente corporal.

B: Y, en todo caso, el tiempo es más real que nosotros. Ahora, también podría decirse ­y eso lo he dicho muchas veces­ que nuestra sustancia es el tiempo, que estamos hechos de tiempo. Porque, podríamos no estar hechos de carne y hueso: por ejemplo, cuando soñamos, nuestro cuerpo físico no importa, lo que importa es nuestra memoria y las imaginaciones que urdimos con esa memoria. Y eso es evidentemente temporal y no espacial.

F: Cierto. Ahora, fíjese: Murena decía que el escritor debía volverse anacrónico, es decir, contra el tiempo.

B: Es una espléndida idea, ¿;eh? Casi todos los escritores tratan de ser contemporáneos, tratan de ser modernos. Pero eso es superfluo ya que, de hecho yo estoy inmerso en este siglo, en las preocupaciones de este siglo, y no tengo por qué tratar de ser contemporáneo, ya que lo soy. De igual modo, no tengo por qué tratar de ser argentino, ya que lo soy, no tengo por qué tratar de ser ciego ya que, bueno, desgraciadamente, o quizás afortunadamente, lo soy… tenia razón Murena.

B: Murena se refería al tiempo del artista o del escritor como al tiempo eterno del alma, contraponiéndolo a lo que él llamaba: “El tiempo caído de la historia”.
Sí, quizás uno de los mayores errores, de los mayores pecados de nuestro siglo, es esa importancia que le darnos a la historia. Eso no ocurría en otras épocas. En cambio, ahora parece que uno vive un poco en función de la historia. …

­F: Pero, todo coincide con lo que usted dice: Murena sostenía que la servidumbre al tiempo por parte de los hombres, nunca ha sido peor que en este momento de la historia, que en esta época.

B: ­Si, bueno, uno de los que señalaron el hecho de que nuestra época es ante todo histórica, fue Spengler. En “La decadencia de Occidente” él señala que nuestra época es histórica. La gente se propone escribir en función de la historia. Con su obra casi prevé ­un escritor casi prevé­ el lugar que va a ocupar en los manuales de la historia de la literatura de su pais.

F: ¿; Y qué lugar ocuparía en una época así, historizada, y dependiente del tiempo. . . ?

B: Es que yo, sin duda, estoy historizado también: estoy hablando de la historia de esta época.

F: Claro, pero ¿;qué lugar ocuparía el arte y la literatura, en una época de tal naturaleza?B: ­El arte y la literatura… tendrían que tratar de librarse del tiempo. Muchas veces a mi me han dicho que el arte depende de la política, o de la historia. No, yo creo que eso es todo falso.Bueno, Whistler, el famoso pintor norteamericano, asistía a una reunión, y ahi se discutían las condiciones de la obra de arte. Por ejemplo: la influencia biológica, la influencia del ambiente, de la historia contemporánea. Entonces Whistler dijo: “Art happens”, el arte sucede, el arte ocurre, es decir, el arte… es un pequeño milagro.

Que escapa, de algún modo, a esa organizada causalidad de la historia. Sí, el arte sucede ­o no sucede­; eso tarnpoco depende del artista.

En “Conversaciones de Jorge L. Borges con Osvaldo Ferrari” aparecidas en 1984 en el periódico Tiempo Argentino
http://www.literatura.org/Borges/Elorden_y_eltiempo.html
………………………………………………..

C: Es indudable que era directo en su lenguaje, algo, me parece, no común en los poetas. ¿Qué es lo más importante en la poesía?

B: Yo creo que en el verso, la cadencia y la imagen son más importantes que el sentido. Hasta puede no tener sentido y sin embargo, ser bueno. No creo que la idea sea el verso, pues uno puede concebir Y muera como un tigre el sol eterno, pero no creo que sea una idea comparar la agonía del tigre con la claridad del sol.
La función literal no hace al verso, por eso es imposible traducir un poema. Por ejemplo, un título lindísimo de Lugones es Los crepúsculos del jardín. Ahora, si Lugones hubiera puesto Las penumbras de la quinta o Las tardes de la granja, la idea hubiera sido la misma, pero no la imagen poética.

C: No, no. Sólo en brazos de Cleopatra…

B: Yo en los de Beatriz, pero quién soy para codearme con el Dante. O con Virgilio. Antes se soñaba más, ahora, con tanta televisión… Lo que sucede es que cuando ocurre algo se lo anuncia inmediatamente y no se da tiempo a que se cree una leyenda al respecto. Yo, por ejemplo, alcancé a ver por televisión la llegada del hombre a la Luna. Esa inmediatez ayudó a que se formara parte de la noticia del día y se olvidara después con tantos nuevos Apolo. En cambio, hubiese sido distinto si se anunciara que el hombre había llegado a la Luna y después cada uno soñara cómo había ocurrido. Sin embargo, nos acosan con tantas noticias…

En: Borges, el eterno
por Julio César Calistro
Entrevista realizada en Buenos Aires, en 1983.
http://sololiteratura.com/bor/boreleterno.htm
……………………………………….

DB: Yes, and talk about another obsession you have, the interplay of time and space: let me call it magic. Do you regard yourself as a supernaturalist?

B: Well, I would like to answer in the affirmative, but I’m not quite sure. I was telling my friend Mr. Alvarez here that as to the question of an afterlife and immortality, living in other bodies or other minds, I am, as Spencer was, an agnostic. I don’t think we’re capable of knowledge, but I like to keep an open mind. So if you ask me whether I believe in an afterlife or not, whether I believe in God or not, I can only answer you that all things are possible. And if all things are possible, heaven and hell and the angels are also possible. They’re not to be ruled out. I mean, I think it’s so strange that I should be living inside my body, that I should be looking at you through my eyes, that I should be speaking with a human tongue and through my mouth; that if this thing has happened, why can’t many other wonderful things happen? Why should I not be immortal? Why should I not be a god, an endless being? I mean, all things are possible, so that nothing should be affirmed, nothing denied.

DB: In one of your fictions you tell about a man dreaming he was a butterfly, and you ask, was he really a man dreaming he was a butterfly, or was he a butterfly dreaming he was a man?

B: I wish to God I had invented that. That came from the Chinese mystic Chuang Tzu, and I read it in the year 1915 in a book called Chuang Tzu: Mystic, Moralist and Social Reformer. I think it gives us a sense of how we live life like a dream, far better than Shakespeare—for instance, “We are such stuff as dreams are made of”—because that, after all, is a sweeping statement. But in this case, the butterfly suggests the dreamlike quality of life—the butterfly is also so short-lived. I think it’s a perfect parable.

En:
A Master in Montreal: A 1968 Interview with Jorge Luis Borges
by Don Bell
http://www.bu.edu/agni/interviews-exchanges/print/2000/52-borges-bell.html
………………………………………………………………..

(En todos los casos las frases en bold son marcaciones de este blog y no existen en los textos originales)

Borges in L'Hôtel, Paris in 1969
Borges in L’Hôtel, Paris in 1969 (Photo credit: Wikipedia)

Cita de Borges en la estación del Metro de Mad...
Cita de Borges en la estación del Metro de Madrid de Buenos Aires Quote by Borges at Buenos Aires Madrid Metro station. (Photo credit: Wikipedia)

1 comment on “Separar el tiempo de la temporalidad

  1. Pingback: Luz sin pasado |

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: